Nueva Zelanda | Tasmania y Australia | Indonesia

Ir a la página InicialTasmania y Australia

Capital: Canberra

 

Si la presentación se detiene, regresa una diapositiva y continua.

Esta aventura continuo por la Isla de Tasmania, mientras pedaleamos desde Hobart hasta Devonport por algo más de 760kms mientras tomamos el ferry hacia Melbourne en la Isla de Australia, y así continuamos hacia Adelaide y Port Augusta, para entrar ahí de lleno al desierto Victoria hacia la Zona Prohibida, Uluru, Alice Springs, Katherine y terminar en Darwin con  4541kms. Que más da llegar a la hora que sea, cuando llegas a la casa del famoso Demonio de Tasmania, me gusto la capital Hobert, los pueblitos tienen su sello distintivo en esta isla, y nos encontramos con el demonio anunciado por todos lados, aunque es bastante difícil encontrarte con él. El demonio “terrible”, pero con muchos problemas de salud. Latrobe un pueblito llamado la capital del mundo donde nos encontramos con otro hermoso animalito típico de aquí,  el ornitorrinco con su peculiar pico de pato. Mientras pedaleamos por esta isla, nos encontramos con hermosos pueblitos, bosques, y lugares tranquilos donde acampar, ya sea en las afueras de estos o en los mismos pueblitos por donde pasábamos, mientras nos dirigíamos en nuestras bicicletas hacia Devonport ciudad donde tomaríamos el ferry para cruzar a la isla de Australia. Entre pintorescos pueblos llegamos a Devonport  donde ya nos esperaba el espíritu de Tasmania para cruzar a la ciudad de Melbourne en la isla de Australia. Hermosa ciudad esta, donde acababa de terminar el Abierto de Australia, mientras después de pedalear por mas de 70kms todavía podemos observar esta gran ciudad de Melbourne desde el desierto, donde además nos encontrábamos en esta cuando se registro el día mas caluroso en su historia con 46.4ºC, algo en verdad terrible, mientras Antón y yo salimos para ver que se sentía estar en el infierno,  dentro de una ciudad vacía y como muerta. Aquí me detuvo un letrero que decía que estábamos llegando a la casa de Shane Kelly, un famoso ciclista que había visto correr varias veces en el Tour de France, mientras desayunábamos en este lugar y continuábamos pedaleando sobre 140kms ese día hasta que decidimos parar para acampar, cenar y descansar. Mientras mas avanzamos, más nos acercamos al terrible desierto de Australia cuando la noche anterior empezamos a ver hormigas bulldog, escorpiones, arañas y una que otra víbora entre otros animales, hasta que a lo lejos me encontré con una montaña de 340mts de altura,  y después mas adelante con una tienda de koala gigante donde solo nos detuvimos unos momentos para tomar una foto del lugar. Un pueblo llamado Tintinara nos recibió esa tarde después de otro día de mas de 130kms, donde acampamos a un lado del parque para pasar la noche, y después encontrarnos con un amanecer tan frío que me hizo pensar que este desierto era igual que la mayoría de desiertos del mundo…  Ya muy cerca de Adelaida nos encontrábamos pedaleando a -65msnm sobre lo que quedaba de un lago salado en camino a esta gran ciudad donde en este momento se encontraba corriendo Lance Amstrong el Tour Dawn Under, donde además tuvimos que cruzar sus pequeñas montañas de hasta  760msnm. para poder llegar a esta. Un día mas en la carretera que nos llevo a tener 4 llantas ponchadas en la bicicleta de Antón, y a tener que entrar a Port Pirie a comprar 2 cascos, o ha hacernos acreedores a una multa por continuar pedaleando sin casco por estas carreteras de Australia, donde este es obligatorio, y de la que ya nos habíamos salvado varias veces por no traerlo. Port Augusta era la última gran ciudad antes de entrar al inhóspito gran desierto de Australia, mientras que con el amanecer empezamos a pedalear con rumbo hacía Pimba, y donde más tarde nos encontramos en la carretera con un ciclista coreano que venia pedaleando del oeste de Australia.  El desierto no es algo raro para mi, pues he cruzado muchos de los desiertos del mundo en bicicleta, pero en éste, no bajaba la temperatura durante la noche, se mantenía casi siempre arriba de los 35ºC mientras nosotros no parábamos de sudar ni de día ni de noche, ¡algo en verdad terrible para mí! pero era algo que ya conocía, el problema era que  mi amigo Antón, no. En Pimba fue el último lugar donde realmente encontramos agua potable, de ahí en adelante solo en alguna de las pocas estaciones de gasolina que existen en el camino, aunque encontré otras formas de conseguirla. Ya llevábamos varios días sufriendo con el calor y las miles de moscas que no solo se te paran en todos lados, sino que se arrastran por tu cara y se te meten por la boca, los oídos, las fosas nasales y los ojos, no puedes comer nada, sin tener que comerte a algunas de éstas, al grado de que todas estas condiciones adversas hicieron claudicar en Glendambo a mi amigo Antón quien ya no pudo más. Mi aventura en solitario inicio cuando empecé a pedalear a través del área prohibida a las 4:00 a.m., mientras me iba guiando por una tenue raya blanca que se encuentra en el centro de la carretera, esperando que llegara el amanecer. Otro día otro campamento mas, y cada +/-270kms una zona de descanso donde muchas veces también me quede a dormir. Coober Pedy me impacto cuando llegue a este letrero y se me ocurrió ver mi termómetro porque sentía mas calor que de costumbre, terrible estaba a 55ºC, y así mas tarde cuando entre a este pueblo, me entere que muchas de las personas que viven aquí, tienen sus casas bajo tierra para poder soportar las altísimas temperaturas de mas de 65ºC que se llegan a presentar aquí durante el verano. La grúa encima del letrero que se encuentra a la entrada de este pueblo, contrasta con este pequeño jardín que se encuentra a la entrada de una casa que esta a unos tres o cuatro metros bajo tierra. Una recamara y una sala comedor bajo tierra es algo de lo que me encontré y que pude conocer mientras visitaba una de las muchas casas que se encuentran construidas bajo tierra en este pueblo, y que son habitadas en su mayoría por alguno de los dueños de las muchas minas de ópalo que se encuentran en este lugar. He escuchado muchas historias  malas sobre los dingos, los escuche aullar durante noches enteras en el desierto, los vi cruzar enfrente de mí en la carretera, pero nunca me preocuparon porque alguien ya me había dicho: “My friend don´t worry, dingos are very friendly”. Bueno, hay fotos que no necesitan explicación, como ésta, en la que les presento a mi compañera de aventura durante toda mi travesía por el desierto de Australia… Otro visitante durante toda mi travesía por el Desierto Victoria fue el Ñandú, que junto a los canguros y a los caballos salvajes que veía todos los días corriendo a través de este, fueron algunos de los animalitos que rompían con la monotonía y la quietud del desierto. Nunca había estado tanto tiempo tan cerca del infierno con temperaturas que casi todos los días se mantenían por encima de los 50ºC., como en este día en que cruzaba del Territorio de South Australia al Northern Territory a 54ºC. Cuando tenia que salir a la carretera, como en este momento en que me dirigía hacia Kulgera en busca de comida y agua, alguna vez me llegué a encontrar con alguno de esos traileres de mas de 53.5 metros de largo que jalan 3 y hasta 4 cajas llamados Road Trains  En la estación de Kulgera me encontré en la parte trasera del bar con un mapa pintado en la pared que te señala todos los lugares posibles a los que puedes llegar o visitar mientras cruzas por este lugar, pero bueno de aquí en adelante, ya me empecé a encontrar con 2 ó 3 camionetas o traileres por día que vienen a este lugar tan turístico desde el norte o el este del país. Me tuve que desviar mas de 500kms para ir a conocer el famoso Uluru (Ayers Rock),  que se encuentra a 350kms al sur de Alice Springs, y que tiene mas de 600 millones de años de antigüedad, y que es un lugar sagrado para los aborígenes del lugar, con 9.4km de diámetro y 343m de alto. En Alice Springs (la ciudad mas aislada del mundo), me encontré con esta aborigen cenando unas papas a la francesa en el único Mc Donalds de esta zona, en una ciudad oasis en medio del desierto donde las personas corren a las 4:00am para evitar las altas temperaturas del verano, hora en que yo salía de esta ciudad para empezar a pedalear lo mas temprano posible. Primero la Radio y después la TV me entrevistaron porque alguien menciono que habían visto o conocido a un ciclista mexicano que iba cruzando en bicicleta el desierto de Australia en pleno verano, y con temperaturas por encima de los 50ºC., mientras decían ¡Esta loco! En TI TREE Roadhouse donde inicialmente me negaron el agua,  volví a entrar al desierto mientras cruzaba por un rancho llamado Aileron y continuaba pedaleando en medio de este durante los siguientes tres días, sin saber lo que me esperaba en mi última noche aquí… Antes de acostarme mientras cenaba como de costumbre observando el desfile de insectos afuera de mi tienda, no me imaginaba que en unos minutos más sería picado por un escorpión en la espalda a través  de  la   tienda  cuando  me  acosté  y… Quizás  lo  aplasté, un terrible dolor y quemazón me invadió en el lugar, seguido de una dificultad para respirar, contracturas musculares, vómito, etc. Tranquilo pensé, primero corta y saca el veneno, después siguieron los orines en el lugar, la cortisona y finalmente un antídoto para este  veneno después de evaluar que animal había sido, seguido de una foto y el análisis de una hermosa vida vivida… Tuve que regresar a la carretera porque no podía pedalear, apenas podía caminar, me sentía muy mal hasta que llegué a Barrow Creek donde tuve que descansar dos días para medio reponerme de este incidente que apunto estuvo de costarme la vida. Ya aquí en este lugar me hice amigo del dueño quien me platico las historias del lugar y de cómo llego a este lugar en medio de la nada, donde todo lo que hace es beber solo o en compañía de alguno de sus empleados aborígenes. Al final se volvieron mis amigos, son renuentes y odian al hombre blanco que les han quitado todas sus tierras y posesiones mas preciadas dicho por ellos mismos, como el  famoso Uluru que es su famosa piedra sagrada. Cuando me sentí mejor regrese al camino donde me encontré a un ciclista español Francesc Salas con quien empecé a hablar en ingles hasta que después de un rato, incluso ya después de haber dicho nuestras nacionalidades, dijimos bueno porque no hablamos un poco en español después de reírnos un momento. También le comente del camión de coca cola que estaba volteado a algunos kilómetros de aquí (obviamente por las cocas gratis ja, ja, ja…) Mientras pedaleaba ya con rumbo a Katherin, algunos  turistas extremos que me encontraba en el camino se paraban cuando me veían para pedirme una foto conmigo a cambio de darme una coca cola helada, unas naranjas u otra bebida fría que era increíble para mi tomarlas, después de ya haberme acostumbrado a tomar todo hirviendo, mientras llegaba a un pequeño lugar llamado Wycliffe, la capital de lo Ovnis en Australia. A 30kms de Tennant Creek para variar encontré agua en un tanque que te decía que ésta, si había? no era potable, algo a lo que ya estaba acostumbrado,  y donde me pare a desayunar una lata de frijoles dulce y otra de ensalada de frutas, mientras continuaba pedaleando casi 170kms diarios. Una noche mientras acampaba me encontré con unos aborígenes que vieron donde estaba mi campamento, levante este y seguí pedaleando en busca de uno nuevo hasta que casi caí de la bicicleta cuando me enrede con una telaraña de casi 2mts de diámetro y me tope con arañas gigantes de casi 20cms llamadas Orb Web Spiders que fotografié esa noche, mientras que a la mañana siguiente me encontré con que una de estas ya había casado un pájaro que ya se estaba comiendo en ese momento. Continué tratando de pedalear alrededor de  170kms diarios en mas o menos 12hrs, porque no  quería detenerme en casi todo el día, si  me paraba, me atacaban miles de moscas, y además si no encontraba un área de descanso, no había donde pretejerme del sol y del terrible calor. Pero bueno, así fue como cumplí mis 53 años de edad en plena carretera pedaleando a través de Australia. Casi siempre los veía cruzar a toda velocidad en la carretera, pero ese día uno de ellos se detuvo a observarme mientras tomaba mi desayuno después de ya haber pedaleado mis primeras 5hrs de bicicleta con un para variar hermoso amanecer. Bueno ahora pedaleaba con nuevas condiciones climáticas después de que pasé por la ciudad de Katherine, todo cambio, y ahora pasaba del calor seco al calor húmedo con lluvia  y  45ºC de temperatura. Entre pequeños pueblos, menos moscas y más lugares con agua y pequeños bosques, cada día me acercaba más a la ciudad de Darwin. Ya muy cerca de Darwin en el Parque Nacional Kakadu, uno de mis últimos campamentos me pudo costar la vida cuando acampe junto a un pequeño lago sin percatarme de la existencia de un río que no vi cuando llegué, pero que escuche la caída del agua toda la noche y donde mi curiosidad me llevo al amanecer, y terrible sorpresa me lleve cuando empecé a ver pequeños cocodrilos a orilla de éste. Un sueño mas hecho realidad con la conquista de otro continente. Gracias a mi madre quien me enseño a conquistar todo lo que me he propuesto en la vida, y a díos por darme el tiempo necesario para realizarlo. Da Click en la imagen para continuar con Indonesia...